Agua salada en el sur de Tamaulipas, un problema que pudo ser evitado - FARO INFORMA
Agua Salada

El agua salada que está abasteciendo a miles de familia de Tampico, Madero, Altamira y Pánuco en Veracruz pudo ser evitada, sin embargo, el recorte y disminución de recursos que se ha generado año con año han provocado que mantenimientos como este, queden de lado.

Habitantes del sur de Tamaulipas hacen comprar de pánico de agua potable por el temor de que exista un desabasto.

El sistema lagnario que alimenta estas ciudades es el Río Tamesí. Éste es un sistema ubicado al poniente y sur de la ciudad de Tampico, que abarca una superficie de 68,415 hectáreas, compuesto por 22 lagunas, de las cuales 11 se encuentran en la margen derecha del río y contienen agua salada, mientras que las otras 11 son de agua dulce, proveniente del río Guayalejo, que en los últimos 150 km se le denomina río Tamesí.

Este sistema lagunario se encuentra ya muy cercano al Golfo de México y desemboca como afluente del río Pánuco, donde la intrusión salina abarca varios kilómetros tierra adentro. Diques naturales y otros construidos hace décadas por el hombre impiden que el agua salada contamine el agua dulce almacenada en las lagunas de la margen izquierda.

Dicha problemática se presentó por una combinación entre el bajo nivel del almacenamiento de las lagunas, el deterioro de los bordos que las conforman y una creciente del agua salobre del río Pánuco al presentarse el fenómeno de marea alta.

La principal causa se atribuye a la falta de atención oportuna de las fracturas en los diques y vertederos de la laguna El Camalote, que en sus partes más angostas ha sufrido afectaciones por las acciones del hombre y/o naturales que provocan fallas con la consecuente fuga de agua dulce al principio, pero la intrusión posterior de agua salobre con la marea alta, provocando con esto una variación en la calidad de la misma.

El fenómeno se ha logrado disminuir con la colocación de miles de costales de arcilla para impedir la entrada de agua salada y con las últimas lluvias que han mejorado la calidad del agua con la entrada de agua dulce.

Pero urge la construcción de obras definitivas con tablestacado de acero para asegurar su adecuado funcionamiento a largo plazo, tal como se tiene previsto con la participación de la Conagua, los organismos operadores, los municipios y los industriales de la zona.

Compártenos en

Deja un comentario