En peligro de desaparecer 5 glaciares de México - FARO INFORMA
Glaciar.

El calentamiento global es un fenómeno que ha ido avanzando a pasos agigantados durante estos últimos años y que se pueden ver claramente las afectaciones que ha generado a consecuencia de esto.

El investigador en glaciares del Instituto de Geofísica, Hugo Delgado Granados dijo que nuestro país sobreviven cinco masas de hielo que se podrían considerar como glaciares.

Tres de ellos se encuentran en el Iztaccíhuatl, a 5 mil 240 metros de altura: el del pecho, de la panza y el sudoriental.

Los otros dos se localizan en el Citlaltépetl o Pico de Orizaba (5 mil 670 metros). El principal de esta cumbre es el Jamapa, mientras que otro pequeño se localiza en la zona noroccidental.

Se calculan de 20 a 30 años para que los glaciares del Pico de Orizaba también desaparezcan.

El Popocatépetl (5 mil 420 metros) también tenía glaciares, pero fueron declarados extintos en 2001. La erupción del Popocatépetl en 1994 ocasionó que su desaparición se exacerbara gradualmente por el calor y la exhalación de ceniza.

De entre los glaciares que restan en nuestro país, el sistema glaciar del Iztaccihuatl es el más vulnerable, hace tres años se declaró extinto su glaciar Ayoloco y recientemente se colocó una placa para llamar la atención sobre el hecho.

“Es muy probable que, en poco tiempo, entre cinco y 10 años, el Iztaccihuatl pierda toda su cobertura glaciar”, señala el investigador, quien puntualiza que, aunque las nevadas sigan ocurriendo, la temperatura ambiente está por encima de cero, por lo que la nieve no se preserva.

Los glaciares tienen una zona de acumulación y otra de pérdida. La línea que divide estas dos áreas es la línea de equilibrio que, en México, comenta el doctor Delgado Granados, está por encima de los 5 mil 250 metros. Esto quiere decir que, en el caso del Iztaccihuatl, una montaña con 5 mil 240 metros tiene una alimentación muy restringida.

El especialista dijo que “Aunque haya gobernantes que no lo consideren como algo importante, el calentamiento global se basa en una certeza científica. Hay que entender sus dinámicas para que las generaciones por venir puedan realmente adaptarse a todos los fenómenos ligados al cambio de clima, tanto natural como antropogénico. Nuestra documentación servirá para desarrollar formas adaptativas. No se puede dar reversa a la desglaciación, pero la comprensión del fenómeno tiene que servir para entender y detener el deterioro ambiental que nos daña a nosotros y pone en riesgo nuestra permanencia en el planeta”.

Compártenos en

Deja un comentario