En un nuevo Código de Conducta, el CONACYT de María Elena Álvarez-Buylla amenaza a su personal con sanciones si critica a la institución.

En un nuevo Código de Conducta, el CONACYT de María Elena Álvarez-Buylla amenaza a su personal con sanciones si critica a la institución.

El nuevo Código de Conducta del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), encabezado por María Elena Álvarez-Buylla, señala que todos los empleados que ahí laboren deberán “abstenerse de emitir comentarios u opiniones negativos o desfavorables sobre las políticas o programas del CONACYT”. De igual manera, deberán ser prudentes al emitir opiniones en redes sociales y procurar “preservar la integridad de la imagen institucional”. 

El documento en cuestión consta de 16 páginas. En la tercera, se puede leer una carta de la titular de CONACYT en la que señala que en el pasado, “la administración pública sucumbió ante grupos de poder y se colmó de personas que pervirtieron el servicio público y antepusieron sus intereses particulares al interés general”. No obstante, ahora eso se busca revertir con el nuevo Código de Conducta.

“Las personas que integren el servicio público del CONACYT no sólo deben ser profesionales destacados, sino también personas comprometidas con la sociedad, el medio ambiente, los derechos humanos. Sobre todo (comprometidas), con la ética pública reivindicada por la Cuarta Transformación”. Así se lee la carta de Álvarez-Buylla.

Objetivos y conductas esperadas

En el documento se explican los objetivos de este nuevo Código de Conducta. Entre estos, está la búsqueda de “contribuir a que las personas que integren el Servicio Público del Conacyt se identifiquen con la institución; tengan certeza del comportamiento que deberán de observar y al que deberán sujetarse en su quehacer cotidiano”; además de que «prevengan –a través de las medidas y recomendaciones que, con base en este Código de Conducta, establezca el Comité de Ética– la actualización de conflictos de interés, actos de corrupción y, en general, cualquier falta administrativa, en el marco de las funciones inherentes a las áreas de riesgo”. 

El Código se conforma de nueve apartados. El quinto es sobre las Conductas de las personas que integran el servicio público del CONACYT; en su inciso K -identidad institucional- hay seis especificaciones que todo el personal debe seguir. Entre ellas está el dirigir “las solicitudes de información susceptible de ser publicada en medios de comunicación al área de comunicación social; ya que es el área competente para hablar en nombre del CONACYT”. También señala que se deberán de abstener de “emitir comentarios u opiniones negativos o desfavorables sobre las políticas o programas del CONACYT”. Asimismo, se deberán privar de  “publicar y de anunciar a la ciudadanía información por escrito o en formato electrónico, así como de pronunciar discursos, conceder entrevistas o hacer apariciones públicas en nombre o como representante del CONACYT sin la autorización del área de comunicación social”. 

El personal del CONACYT también deberá ser “prudente al emitir opiniones” en redes sociales y procurar “preservar la integridad de la imagen institucional”. 

Los casos que incumplan el Código de Conducta serán remitidos a un Comité de Ética.

Te puede interesar: Familiares de desaparecidos en Sonora hacen huelga de hambre

Compártenos en

Deja un comentario