Aunque su primer viaje es uno de los más recordados de la historia, en la mente de pocos quedan los otros viajes de colón. He aquí su historia
Por Miguel Castillo V

Los Otros Viajes de Colón

Han pasado ya más de 500 años y aún se nos repite hasta el cansancio la historia del primer viaje de Cristóbal Colón. Aquel que partió del Puerto de Palos, que viajó en sus tres navíos: La Pinta, La Niña y la Santa María y quién ‘descubrió’ América el 12 de octubre de 1492. Son hechos y fechas históricas que aprendemos desde el primaria hasta la vida adulta. Sin embargo, excluyendo ese viaje, es poco sino es que nulo lo que sabemos de las otras expediciones y aventuras de un controvertido personaje actual.

Hoy, a unos días del 519 aniversario de la llegada de Colón a América, colocaremos el retrovisor para explorar las consecuencias del descubrimiento de América y el fin de la era precolombina, palabra que nace del nombre del navegante genovés. Pero la idea no es recordar todo lo que ya sabemos de ese explorador y su primer viaje, si no descubrir las otras travesías y los otros viajes de Colón.

El frenesí del descubrimiento

Pocos conocen lo que paso después de que Colón regresara a España tras su primera expedición. Fue recibido por los mismos reyes católicos que le habrían incluso dado una ampliación de su escudo de armas, reconocimiento muy poco usual de la época.

Desde el momento en que Colón comenzó a ganar reconocimiento por la realeza, la comunidad científica y la gente en general, la suerte del explorador, y su riqueza, comenzaría a cambiar. Implorando por a penas dos carabelas y una nao para su primer viaje, a Colón se le otorgó cerca de 17 navíos además de una enorme tripulación comparada con la de la primera expedición.

Al partir de su segundo viaje, Colón no solo iba con este extra de tripulación y navíos, sino que iba bajo una nueva ley que lo convertía en no solo un almirante, sino un virrey. Este documento se llamó las Capitulaciones de Santa Fe y le otorgaba a Colón, entre muchas otras cosas, volverse el gobernador general de todos los territorios que se descubrieran. Este sustancial cambio hizo que los viajes que siguieron se hicieran bajo otra perspectiva.

El regreso a América y los nuevos descubrimientos

En su segundo viaje, Colón recorrió muchos más nuevos territorios como Puerto Rico, que el nombró como San Juan Bautista, y la isla de Jamaica. Pero en esta expedición comenzaron a haber disturbios y otras atrocidades que impulsarían al navegante a reconsiderar su rol de explorador pues muchos de los españoles se decidieron quedar en la zona y se dedicaron a saquear a los nativos y exterminarlos. Durante este viaje también da inicio formal la misión de evangelización de los europeos, al tiempo que se imparte la primera misa en territorio americano.

Al llegar Colón de regreso a España, los reyes católicos están ya preparados para asignarle su tercera misión y ansiosos de más territorios y más recursos. Por su parte, Colón, al entender el enorme éxito de su descubrimiento, comienza a generar riqueza y pide incluso la creación de un fondo para beneficio de sus padres, hijos y su amante.

La caída y declive de Colón

Sin embargo, el tercer viaje marcaría un antes y un después en la historia del explorador. En esta tercera ronda de viajes , Colón llegó por primera vez a América Continental, aunque el nunca lo sabría. Ahí recorrió la zona del río Orinoco y descubriría lo que llamarían después como Venezuela. También le da el nombre a las islas de Trinidad y Tobago y Granada. Pero al llegar de regreso a la española, es cuando las cosas cambian.

Ahí Colón se encuentra con una deteriorada situación: la isla esta saqueada, la administración es terrible y los españoles están muy inconformes con su vida en el ‘Nuevo Mundo’. Por ello, muchos de ellos acusan al explorador y a sus hermanos, quienes manejaban el dinero y el gobierno en el territorio descubierto, ante los Reyes Católicos. Haciendo caso a las acusaciones, llega el juez Francisco de Bobadilla y apresa a Colón y a sus hermanos para enviarlos de regreso a España.

La última ‘colonización’

A pesar de que recupera su libertad en España, pierde los derechos que le habían dado en las Capitulaciones de Santa Fe y con esto su prestigio y credibilidad. Su cuarto viaje, y último, llegaría varios años después en la desesperación de los reyes católicos ante la rapidez de Portugal de llegar a las Indias. Este último viaje de Colón tendría también nuevos descubrimientos como la actual Panama y otras zonas de Centroamérica.

Sin embargo, estos viajes también trajo grandes contratiempos para Colón. No solo iba ya enfermo, se decía que de artritis y gota, sino que en su salida de Centroamérica, él y sus hombres se ven atrapados en una tormenta que los obliga a naufragar en Jamaica. Durante el naufragio, los capitanes de la tripulación, los hermanos Porras, se revelaron contra Colón y sus aliados llevando a un combate y a un rompimiento entre los tripulantes.

Esto solo dejó en evidencia la debilidad de Colón y lo devastada que había quedado su reputación. Su regreso a España no tuvo ni pena ni gloria pero sería su última parada antes de perecer. Par de años después, con el deterioro de su condición, Colón fallece en Valladolid en 1506.

La Mirada desde el ‘retrovisor’

Mirar a esas épocas puede ser fascinante, embriagante, pero sobre todo confuso. Al pasar más de 500 años de aquello, las pistas y las certezas se han desvanecido lo suficiente para crear polémica. En los últimos años, la imagen del explorador genovés ha recibido constantes golpes y señalamientos que le han cambiado ese imponente mote de «explorador y navegante».

En el año 2021, es ciertamente muy poco certero emitir una nueva imagen de Colón. Como se ha dicho en este espacio antes, en la historia no existen los héroes y villanos, pues las personas son mucho más complejas que una estructura narrativa.

Ante esto, debemos entender a Colón como alguien que rompió el paradigma de la época y uno de los primeros en descubrir el contente americano ( no solo por los vikingos y otros que pudieron haber llegado antes sino también por los que acompañaron y descubrieron junto Colón estos lugares). Pero también es importante ver la faceta de Colón como un gobernante fallido y un mal administrador de los recursos, a pesar de que no fue su labor principal.

Los otros viajes de Colón son la muestra completa de un personaje recortado, reducido a un simple hecho. Y así como muchos otros, su acto lo hace ser recordado por millones alrededor del mundo. Este es el gran ejemplo de que, si bien algunos nos pueden recordar por lo que decimos y somos en realidad, serán siempre más los que podrían recordarnos por nuestras acciones y sus repercusiones.

Te puede interesar: Retrovisor

Compártenos en

Deja un comentario