El estado de Nueva York considerará las amenazas de reportar a autoridades el estatus migratorio de otra persona como delito de extorsión.

El estado de Nueva York considerará las amenazas de reportar a autoridades el estatus migratorio de otra persona como delito de extorsión.

La demócrata Kathy Hochul, gobernadora del estado de Nueva York, firmó este sábado una ley por la que la justicia del estado considerará como potenciales delitos de extorsión o coerción la amenaza de reportar a las autoridades el estatus migratorio de otra persona.

La Administración de Hochul informó en un comunicado que quiere “proteger a los migrantes indocumentados” con esta medida. Esta ley reclasifica las amenazas al estatus migratorio. Hasta ahora, las autoridades solo trataban estas como crimen en casos de tráfico laboral o sexual.

Así, los fiscales neoyorquinos podrán perseguir a quien intente extorsionar a otra persona amenazándola con causar un proceso de deportación contra ella. Esta estrategia no es nueva, pues ya ocurren en estados como California, Colorado, Maryland o Virginia.

Hochul destacó el “duro trabajo y determinación de generaciones de inmigrantes”. Asimismo, se comprometió a ayudar a quienes buscan una vida mejor para sus familias haciendo el estado “más seguro contra viles amenazas e intimidaciones”.

El camino hacia la ley

La Asamblea y el Senado estatales aprobaron la legislación este verano. Esto quiere decir, que fue considerada antes de que Hochul tomara posesión del cargo después de la dimisión de Andrew Cuomo. El ex gobernador renunció después de un escándalo de acoso sexual.

Las impulsoras de la nueva ley, la senadora Anna Kaplan y la asambleísta Michaelle Solanges, aplaudieron en el comunicado que el estado actualice sus normas para proteger mejor a sus residentes indocumentados.

«Para un migrante indocumentado que huyó del peligro en su país de origen, ser reportado al ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) puede ser una sentencia de muerte, pero tristemente demasiada gente está dispuesta a aprovecharse de nuestros vecinos más vulnerables”, dijo Kaplan.

Por su parte, Solanges agregó que «las amenazas arbitrarias de deportación son extremadamente perjudiciales para los neoyorquinos que intentan alimentar a sus familias y dar a sus hijos una vida mejor, y estamos con ellos hoy y siempre”.

Te puede interesar: Cae profesora embarazada tras tener sexo con alumno de 14 años

Compártenos en

Deja un comentario