Buscan erradicar violencia

La senadora tamaulipeca Lupita Covarrubias dio a conocer que se aprobó en la Cámara Alta, incluir a la Secretaría de la Función Pública, en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pues buscan erradicar la violencia contra las mujeres.

Dijo que el compromiso es firme y claro para que se pueda prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

Las modificaciones son para que la administración pública federal sea un espacio seguro e incluyente.

La Secretaría de la Función Pública se incluirá en el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Con este fin la Secretaría de la Función Pública, explicó la senadora, buscará prevenir el hostigamiento y acoso sexual. Con ello deberá diseñar políticas para atender, sancionar y erradicar delitos violentos contra las mujeres.

Así mismo Covarrubias informó que promoverá y fortalecerá conciliar la vida laboral y familiar, así como la profesionalización del servicio público para incrementar el número de funcionarias en puestos de toma de decisiones.

Mujeres dedican 28.8 horas a la semana al trabajo doméstico

De acuerdo a Oxfam el INEGI calcula que las mujeres dedican 28.8 horas a la semana a cuidar a otras personas y al trabajo doméstico, mientras que los hombres dedican 12.6 horas.

Contando lo que hacen en el hogar y el trabajo llamado “productivo” en el ámbito laboral, las mujeres trabajan 16 horas más a la semana.

Este trabajo doméstico y de cuidado está poco valorado aunque es indispensable para la vida y la reproducción social. En términos económicos el INEGI calcula que representa el 20.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

Estas dobles y triples cargas de trabajo, unidas a salarios precarios y a la discriminación que viven las mujeres en el mercado de trabajo y que les impide subir en la escalera de ascensos (el techo de cristal), provocan que muchas mujeres no intenten tener un trabajo o renuncien a él en cualquier momento.

Esta desigualdad estructural constituye sin duda violencia económica: no hay golpes, pero hay proyectos de vida truncados. Además, la violencia económica puede ser detonador o perpetuar otros tipos de violencia, especialmente la violencia doméstica.

Te puede interesar Canacintra realizará en Tampico su convención nacional



Compártenos en

Deja un comentario