aceptan condiciones o pueden irse

Luego de las protestas de trabajadores en Dos Bocas, hay un ultimátum de ICA a los trabajadores, aceptan las condiciones laborales o pueden irse del proyecto.

Sin embargo autoridades aclaran que a nadie se le está separando del cargo.

De manera que ICA Fluor puso sobre la mesa esta declaración que parece no dar espacio para nada más. Los trabajadores que laboran en lo que será la refinería “Olmeca” que no estén de acuerdo con las condiciones de trabajo, pueden retirase.

Se afirma que las condiciones laborales que tienen los trabajadores están por encima de las del mercado.

Aunque no se ha dicho bien a bien qué es lo que se demanda, se supone que un grupo de inconformes pide mejoras salariales y de las condiciones de trabajo a la empresa, pero ya se llegó al punto en que la respuesta es que si no están contentos, pueden irse.

El jueves la empresa constructora hizo un llamado a los inconformes a que regresen a trabajar de manera norma y que los días que se perdieron les serán pagados normalmente sin ninguna represalia. Algunos trabajadores denunciaron que se les retiró de su área de trabajo.

Como se recuerda, el 12 de octubre los miles de trabajadores de ICA Fluor realizaron un paro de actividades en la obra de la refinería que se espera sea emblemática del sexenio. Dijeron en las redes sociales que no se respetaban sus horas de trabajo ni recibían pago de horas extra y que no contaban con condiciones de seguridad. De manera que bloquearon accesos a la refinería.

Ese día se registró un enfrentamiento entre autoridades y trabajadores. En el zafarrancho se usaron gases y se dispararan balas de goma. Se dijo que un trabajador resultó lesionado por uno de esos proyectiles.

Según la empresa, ella cumple con sus obligaciones salariales, de seguridad social, física e integral; además de cubrir con las prestaciones de ley para los trabajadores, como se acordó con los sindicatos.

Además señaló que las provocaciones provinieron y fueron organizadas por personas no identificadas ni reconicidas en el contrato colectivo de la empresa.

De manera que estando así las cosas lanzó el ultimátum: aceptan las condiciones laborales o pueden irse del proyecto.

Las instalaciones están resguardadas por elemento de la Guardia Nacional y de la Secretaría de Marina.

De manera extraoficial, trascendió que los trabajadores están inconformes con el sindicato al que tienen que darle dinero de manera semanal para que les dejen trabajar en la obra, se habla de entre 100 y 500 pesos por trabajador. Pagar por el uniforme que la empresa les otorgó gratuitamente y el pago de derecho al comedor. Dicen que es un sindicato gangsteril el que encabeza Ricardo Hernández Daza. Por razones obvias se reservaron sus nombres los denunciantes.

De acuerdo con la Fiscalía estatal, Hernández Daza fue detenido y tenía 47 órdenes de aprehensión en su contra.

 Te puede interesar: Pide STPS resolver pacíficamente conflicto sindical en Dos Bocas
Compártenos en

Deja un comentario