En el Congreso de Estados Unidos, algunos legisladores se van en contra de la reforma eléctrica al estar 'preocupados' por sus consecuencias.

En el Congreso de Estados Unidos, algunos legisladores se van en contra de la reforma eléctrica al estar ‘preocupados’ por las decisiones del gobierno de AMLO.

A través de una carta al embajador Ken Salazar, algunos legisladores en el Congreso de los Estados Unidos se van contra la reforma eléctrica del presidente AMLO. En el documento, muchos de ellos expresaron preocupación. Según el texto, están consternados «por las acciones recientes tomadas por la administración mexicana para favorecer a las empresas estatales (EPE) y desplazar la inversión estadounidense».

Estas preocupaciones corrieron a cargo de senadores como John Cornyn y Ted Cruz junto con congresistas como August Pfluger y Henry Cuellar. Estos le solicitaron al embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, el intervenir en sus nombres.

Según los legisladores norteamericanos, se debe plantear, por una parte, que México cumpla con los ‘principios claves’ en el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Los congresistas dijeron que, las acciones propuestas en la reforma, «violan el espíritu y la letra del T-MEC».

La incertidumbre en Estados Unidos

Pero también debe ‘garantizar’ que empresas del sector energético estadounidense puedan exportar bienes «de manera justa» y puedan continuar impulsando la inversión privada. Ante esto, citaron que México «ha tomado varias acciones que discriminan a los productores de energía estadounidenses y favorecen a las empresas estatales». Entre estos estarían la modificación a la Ley de Hidrocarburos. Esta le dio a los funcionarios mexicanos la facultad de suspender permisos en este aspecto.

Apuntando a la actual administración en el país por parte del gobierno de López Obrador, los congresistas añadieron argumentos contra la iniciativa.

«Las reformas constitucionales propuestas por el gobierno aumentarían el control estatal de la industria eléctrica y limitarían severamente la inversión privada”. Aunado a esto, también cuestionaron al gobierno sobre las energías renovables.

Debido a estos argumentos, fue que solicitaron al embajador actuar con «los altos funcionarios del gobierno mexicano». La intención será garantizar que las empresas de energía estadounidenses en México puedan seguir operando.

Te puede interesar: Trump discutió ‘invadir’ frontera con México

Compártenos en

Deja un comentario