Krauze señaló que es injusto que AMLO use su lugar para atacar a críticos, "es indigno del Presidente atacar desde la tribuna presidencial

Enrique Krauze señaló que es una injusticia que AMLO use su lugar para atacar a sus críticos, «es indigno del Presidente atacar desde la tribuna presidencial», sentenció.

El historiador, Enrique Krauze, afirmó que el debate y la diferencia de opiniones «es bienvenida», pero “es indigno de la Presidencia de México, con todo el poder que tiene, con toda la fuerza que significa el lugar desde donde habla, emplear la tribuna presidencial para insultar, para atacar a sus críticos”.

En la presentación de su libro, «Crítica al poder presidencial» en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Krauze dijo que la palabra del presidente López Obrador tiene un peso inmenso. Por ello, argumentó, «es una injusticia, es una asimetría, es indigno de la presidencia de México que el presidente con todo el poder que tiene utilice el pulpito presidencial o la palestra presidencial para insultar, calumniar, difamar o atacar a sus críticos”.

El historiador también sentenció que nunca habían ocurrido estos ataques desde la silla presidencial. Indicó que estos ataques por parte de Presidencia «con nombre y apellido» no pueden ser permitidos «en un país donde el periodismo es tan acosado, donde mueren tantos periodistas, en un país como México”.

En conversación con Ivabelle Arroyo, Krauze afirmó que él siempre soñó que llegara una izquierda democrática liberal para corregir el tema de la corrupción y la política social.

La revolución que no fue

Además, aseguró que hubiera querido que la revolución por la izquierda llegara desde Vicente Fox. Con elementos como división de poderes, libertad de prensa, expresión, crítica y de los medios; respeto a los organismos autónomos como el INE y el INAI; con un Congreso y Poder Judicial que se respete a sí mismo; un Poder Ejecutivo que respete a los ciudadanos; y  sobre todo, un presidente que no utilice con fines políticos, los profundos sentimientos religiosos y la fe del pueblo mexicano.

«Desgraciadamente, estamos viviendo lo contrario de este sueño. No imaginé que íbamos a estar ahí y ahí estamos». Así lo lamento Enrique Krauze. Además, agregó que, hasta hoy, sigue imperando lo que Daniel Cosío dijo en 1969 que era el principal problema de un político en México: la concentración del poder en un presidente. «Quien nos iba a decir que 52 años después íbamos a estar hablando de eso”, cuestionó.

Recuento presidencial

Por último, Krauze señaló que la crítica al poder incluye la crítica a la personalidad de los presidentes. Por ello, criticó a los presidentes desde Díaz Ordaz, hasta Enrique Peña Nieto.

«Gustavo Díaz Ordaz era un paranoico; Luis Echeverría se creía un salvador; José López Portillo se creía Quetzalcóatl; Miguel de la Madrid parece que es el que no creía nada; Salinas se creyó rey, monarca, Zedillo era un hombre que sabía de límites y propició la democracia. Fox sigue en la siesta, sigue durmiéndose, Calderón quiso gobernar, pero era tozudo y vengativo y rencoroso. Fox era como un niñote con casi dos metros de altura; Peña Nieto, debió haber tenido el papel de galán de cuarta en una telenovela pero lo pusieron a gobernar. Saben dónde se ve mucho de un presidente en cómo se comportan como expresidentes, y bueno yo exploré la sicología de López en un ensayo de cuyo nombre y apellido no recuerdo».

Te puede interesar: Tunden a Palazuelos en redes sociales. Presume fiestas organizadas por Estado Mayor

Compártenos en

Deja un comentario