A pesar de las protestas, autoridades en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) autorizan nuevo muelle en Cozumel.

A pesar de las protestas, autoridades en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) autorizan nuevo muelle en Cozumel.

Al parecer, la administración federal disminuyó los argumentos de grupos ambientalistas en el Caribe mexicano. Esto ya que, en estos días, se dio a conocer que autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) autorizan que se realice la construcción y operación de un nuevo muelle en Cozumel, Quintana Roo. En este nuevo espacio, podrán atracar cruceros y se usará para propósitos turísticos.

Esta nueva construcción se confirmó esta semana a través del Diario Oficial de la Federación (DOF). En dicho documento se publicó la confirmación de la concesión para la construcción de una cuarta terminal dentro del proyecto «Muelle Cozumel, Terminal de Cruceros». Esta construcción formaría parte del plan de reactivación económica que tiene el presidente López Obrador.

Según lo que se publicó en el DOF, la empresa que se benefició de esta concesión fue Muelles del Caribe, S.A de C.V. Se buscará una inversión de 511 millones de pesos para la construcción de esta terminal de cruceros. El proyecto tendría una superficie total de 1.14 hectáreas, una longitud de 800 metros y 14 metros de ancho. La plataforma recibirá embarcaciones que no sobrepasen los 362 metros de eslora y 9.3 metros de calado.

La controversia ambientalista

Este muelle, sin embargo, fue controversia por diversas protestas ambientalistas. Según lo que declararon las organizaciones ambientalistas en contra, la presencia de maquinaria pesada para su construcción, junto con la paso de cruceros que pueden dañar una importante barrera de arrecifes de coral podría dañar la zona.

Desde la plataforma Change.org, se colocó una petición para echar atrás la cuarta terminal de cruceros en la isla. Esta se inició por la organización Coral Reef Restoration y habría juntado cerca de 85 mil firmas.

Ante esto, las autoridades en la SEDENA sometieron a consulta pública este proyecto entre el 8 de abril y el 6 de mayo de 2021. Ante su visto buena, se aprobó y autorizó la creación de este proyecto a pesar de su impacto ambiental.

Te puede interesar: México aprueba uso de emergencia de píldora contra COVID-19

Compártenos en

Deja un comentario