¿A qué juega Maki Ortiz?
Por Autor Conocido

¿A qué juega Maki Ortiz? 

Metida en la sucesión gubernamental en Tamaulipas y enojada tras no tener del Comité Ejecutivo Nacional de Morena la postulación para encabezar al partido y para la elección de junio próximo, Maki Ortiz Domínguez ha protagonizado diversos desencuentros con ese frente y sus dirigentes, tras inclinarse por Américo Villarreal Anaya, ganador de los sondeos. 

Una impugnación sin trascendencia en los tribunales, más otras confusiones en sus argumentos, la exalcaldesa de Reynosa desatendió dos llamados importantes; uno de ellos el encuentro del pasado fin de semana, precisamente en su municipio y dónde acudió el dirigente nacional Mario Delgado. Era un buen momento para pedir esas explicaciones solicitadas en redes sociales y la prensa. 

Tanto ella como su hijo Carlos Peña, actual presidente municipal de la ciudad fronteriza, fueron los notable ausentes aún y ser, en teoría, anfitriones por estar en sus propios terrenos.

A ello, se le agrega el «borrego» de estar muy cerca de agregarse a Movimiento Ciudadano; aunque este lunes el coordinador Juan Carlos Zertuche le dijo que sí, pero debe apoyar a Arturo Díez Gutiérrez. 

Pues entre tanto revoltijo, llama la atención su presencia este lunes en el Senado de la República y acompañar a Faustino López Vargas, el nuevo legislador en la Cámara Alta y quién precisamente releva a su adversario en la interna, el ahora precandidato Villarreal Anaya. Muy cerca, apareció en cuanta foto se tomaron, incluidos otros morenistas. 

¿Qué estrategia trae ahora Maki? ¿A qué juega o qué intenciones tiene? Muestra por un lado descontento, pero no abandona la 4T que, si bien no ha tenido tampoco el trato de conciliar, tampoco le ha cerrado las puertas.  

Algo no queda para la duda: Ortiz Domínguez es un activo relevante en las piezas a acomodarse y el futuro de la próxima votación; pero tampoco es definitivo. 

Lunes de incongruencias 

Nuestras autoridades son maestros de las contrariedades. En la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador habló con una voz ronca en su conferencia de prensa matutina, para en la tarde avisar vía Twitter estar contagiado de covid-19 por segunda ocasión. Esto causó todo tipo de comentarios, tanto se solidaridad y también critica por las formas. 

Pero no vayamos lejos. Ayer se armó una pachanga para al menos 300 enfermeras por su día en Tampico, al cual acudió el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y la secretaría de Salud Gloría Molina. Irónico, horas antes pidieron a la población no hacer reuniones para evitar el aumento de casos. Vaya ejemplo.

Te puede interesar: El Monrealismo se quiere meter en Tamaulipas 
Compártenos en

Deja un comentario