Ir a la revocación está bien y no ir, también - Candil de la Calle - Opinion
Ir a la revocación está bien y no ir, también
Por Autor Conocido

Ir a la revocación está bien … y no ir, también 

En el principio de una campaña de tres personajes que encabezan proyectos diversos y con el único objetivo de convertirse en el próximo gobernador de Tamaulipas, a partir de octubre del presente año, dos temas forman parte de la discusión e influencia en la ciudadanía que alcanzan niveles como trascendencia nacional y hasta internacional. 

Por un lado, en las últimas horas la información fluye entre las posturas sobre sí aprobar o no la reforma energética en materia de electricidad propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, una más que abona a la ya establecida polarización tanto de actores políticos, empresarios y la sociedad civil, con sus beneficios y también sus perjuicios. 

Pero lo más inmediato está a unas horas de celebrarse, el proceso de revocación de mandato organizado por el Instituto Nacional Electoral. En esta modalidad inédita para nuestra cultura, se pone a través de una consulta ciudadana si el jefe del Ejecutivo federal debe permanecer lo que resta de administración o dejar el cargo por pérdida de confianza. 

Cada quien con sus derechos 

Acudir está bien. El habitante de este país con credencial de elector puede manifestarse sobre sí López Obrador ha hecho un buen o mal trabajo, además que, como un órgano administrador de la democracia, el INE con los tropiezos, señalamientos y polémica a su alrededor, dará certidumbre, sacará a bien la jornada y el resultado que se arroje. 

En caso contrario, no acudir a las urnas también es válido. Como ha sucedido al sacar los puestos de elección popular, el abstencionismo o desinterés refleja un malestar de la gente hacia la clase política. Cuántos casos de quedarse en casa un domingo de elección no hemos visto. ¿Qué malo puede pasar? 

Al final de cuentas es un país libre. Con todo y lo que se maneja a favor o en contra, la decisión es única y exclusivamente de quienes son afines a la Cuarta Transformación, que seguramente serán los más participativos y los contrarios, que simple y sencillamente aplicarán la ley del hielo. 

Ambas son determinaciones respetables. ¿O a poco hay que mentarse la madre si se va a la revocación o no? 

¿Influirá en la gubernatura? 

Un punto sí debe quedar muy claro. La asistencia prevista para este 10 de abril histórico por dónde se le quiera ver, no puede ser tomada ni a favor ni en contra de cara a la votación buena, la sucesión de Francisco García Cabeza de Vaca. En su debida proporción, cada proceso es distinto y a lo largo de los últimos 10 años se ha constatado. 

Te puede interesar también: Fundadores morenistas ¿Se doblaron o se vendieron? 
Compártenos en

Deja un comentario