El último juicio de Salem - FARO INFORMA
Conmemorando su 144 aniversario, hoy miraremos al último juicio de Salem, uno de los procesos judiciales más actuales sobre la brujería.
Por Miguel Castillo V

El último juicio de Salem

Si nos remontamos miles de años atrás, podríamos contar una enorme cantidad de relatos místicos que dominaron durante el desarrollo de la humanidad. Términos de criaturas temibles y bizarras como el Kraken o Pie Grande causaron conmoción y terror durante muchos años; sin embargo, nada ha causado más terror a lo largo de la historia de la humanidad que la presencia de seres malignos y demoniacos.

La idea del ‘demonio’ y todo lo relacionado a él ha sido temido a lo largo de la humanidad, tanto que se han hecho juicios y otros procesos históricos documentados, incluso en épocas tan recientes como el siglo XIX. Durante está época, surgió un enorme temor por las brujas, que comúnmente es descrita como una mujer con poderes sobrenaturales.

A un día de haber pasado el ‘famoso’ viernes 13 y en conmemoración de su 144 aniversario; hoy miraremos atrás al último juicio de Salem, uno de los procesos judiciales e históricos más interesantes y recientes sobre la brujería en el mundo.

Los juicios de Salem

Entre el año 1692 y 1693, en la América Colonial como se le conocía, se llevaron a cabo juicios contra distintas mujeres, todas ellas acusadas de practicar brujería. Esta no era una novedad a nivel mundial; en Europa, muchas mujeres fueron colgadas en la hoguera por ser presuntas brujas y ejercer influencia entre los hombres.

A pesar de que el proceso lleva el nombre de la ciudad de Salem, los juicios en realidad abarcaron varios lugares de la zona de Nueva Inglaterra en los Estados Unidos. A raíz de esto, se empezaron a volver comunes las acusaciones de ‘brujería’ en esta área; donde miles de casos llegaron hasta una corte que documentó todo el proceso.

Tuvieron que pasar casi 200 años para que finalmente dejarán de llegar este tipo de casos ante el jurado; fue un 14 de mayo de 1878 cuando llegó por última vez un juicio por brujería. Este caso trató de enjuiciar a Daniel H. Spofford gracias a la queja de una mujer de 50 años en Ipswich, Lucrecia Brown que acusaba a Spofford de causarle daños con sus ‘poderes mentales’.

Esto trajo a la memoria lo ocurrido hace casi dos siglos en Salem y ocasionó que el jurado entrará en sesión para determinar la valía de esta situación. Entre las acusaciones de Brown; se señalaba que el acusado ejerció una intervención en una curación de una malformación congénita en la columna que le había curado milagrosamente. Esto quiere decir que, la quejosa estaba literalmente acusando a Spofford de intervenir en un milagro a través de ‘brujería’.

Interesante fue que el caso tenía como enjuiciado a un hombre, lo cual no había sido el caso con los juicios de 1692 y que causó más preguntas que respuestas. Ante la poca evidencia que pudo presentar la quejosa, el caso se desestimó y se concluyó que nunca más debería haber juicios por esta índole en el país norteamericano.

La mirada desde el retrovisor

Cuando regresamos a mirar este tipo de sucesos, donde intervienen supuestos temas paranormales, es muy fácil descalificar y criticar el juicio que tenía la sociedad de aquella época. Más allá de las críticas a lo sucedido; considero que es interesante recordar que, al día de hoy, procesos como los exorcismos aún se siguen llevando a cabo y estudiando.

Si bien la ciencia moderna ha logrado eliminar muchas dudas, es innegable que algunas situaciones en nuestra vida escapan de nuestra capacidad de entender las cosas y nos llevan a un caos colectivo. Es por esto que el caso de los juicios de Salem, especialmente la manera en que se desestimó el último, es relevante ante esta cuestión.

Y más si consideramos que, a pesar de que los juicios terminaron, las acusaciones por este tipo de cuestiones continuaron y poco a poco se fueron convirtiendo en pequeñas leyendas; esas que aún logran hacernos dudar y cuestionar lo que sabemos y la posible existencia de cuestiones que muchos no se atreven a nombrar.

Te puede interesar: Retrovisor

Compártenos en

Deja un comentario