Truco y la causa perdida - Candil de la Calle - FARO INFORMA
Truco y la causa perdida
Por Autor Conocido

Truco y la causa perdida 

Los recientes eventos encabezados por César Verástegui Ostos entre militantes y personajes afines a su candidatura por el PAN, PRI y PRD a la gubernatura de Tamaulipas traen el mensaje de pedirles a esos amigos coleccionados durante los seis años de gobierno y otros nuevos tras su postulación desde julio del año pasado, no rendirse pues la última vela encendida está en el Tribunal Electoral. 

Bajo ese speech de «esto no se acaba hasta que se acaba», el intento del ex secretario General de Gobierno es una reagrupación de mujeres y hombres quienes le dieron su respaldo y le ayudaron a acortar la abismal distancia con Morena y su candidato Américo Villarreal Anaya. Esfuerzo loable pero insuficiente, ante la diferencia final de 88 mil votos. 

Así estuvo con seguidores del Revolucionario Institucional estatal en un acto donde participó Edgar Melhem Salinas. Pero antes y posteriormente, lo hizo en la zona sur, acompañado por su jefe de campaña Francisco García Cabeza de Vaca con panistas porteños.

Y al final sólo, en Altamira y con gente de la Alianza. 

No existe otra estrategia que mostrarles a los magistrados el «cochinero» de los guindas al lograr la victoria, aún y cuando sus operadores hicieron lo mismo con el pago de 500 pesos para sumar voluntades en la gran jornada. A eso se aferra El Truco y su equipo, pero ahora es una simpatía reducida ante la desilusión del resultado. 

Los ausentes, algunos consternados pues pusieron su tiempo, esfuerzo y qué decir de su dinero para sacar la campaña, están alejados hasta de la agenda privada. Otros, más reflexivos, dieron las gracias y se retiraron, plenamente conscientes que remontar un marcador de este tipo está fuera de toda lógica. 

Hacia el presente y el futuro 

En resumen, el llamado círculo cercano al poder panista tamaulipeco es aún el más insistente en gastar las cartas finales para conseguir aquello que el electorado les negó el pasado 5 de junio, el sufragio y la confianza de seguir en la administración pública. 

Para cerrar, el verdaderamente interesado en la impugnación es el actual gobernador. Se supo que, ni a Verástegui Ostos le convence luchar por una causa perdida, conocedor de las elecciones cuya resolución está en las urnas y no por los magistrados. 

Y es notorio. Ni César y menos sus amigos, traen ese empuje, pero hay que obedecer al jefe. 

Te puede interesar también: El motivo por el cual Cabeza de Vaca irá a la cárcel 
Compártenos en

Deja un comentario