El Congreso protege al gobernador, no a los periodistas - FARO INFORMA
El Congreso protege al gobernador, no a los periodistas
Por Autor Conocido

El Congreso protege al gobernador, no a los periodistas 

Decenas de historias surgieron sobre Antonio de la Cruz, el periodista de 49 años quien fue ultimado por cuatro disparos de un arma calibre .40 la mañana de este miércoles en Ciudad Victoria. Capital del estado con mayor mejoría de la seguridad, aunque en los últimos seis años es escenario de incidentes contra medios y sus colaboradores. 

Lamentable lo sucedido con el colega es irónico por el contexto a su alrededor. Formaba parte de Grupo Expreso, el medio en Tamaulipas «más consentido» económicamente por la administración de Francisco García Cabeza de Vaca, defensor del personaje y su sistema en los recientes seis años y aparato usado por el panismo para contraatacar a sus rivales. 

Pero el elemento, muy alejado a esos intereses, siempre pudo y puso en otras plataformas plasmar su sentir. Lo hizo directamente contra el poder en turno, incluso en los últimos días de su actividad contra el morenista Lalo Gattás. Su muerte duele y mucho cuando, los encargados de protegerlo a él y a los 3.5 millones de habitantes, actúan de forma contraria. 

Uno de ellos y de mucha injerencia es el Congreso del Estado. El Poder Legislativo con mayoría de Acción Nacional, tiene varias prioridades: el blindaje al mandatario saliente, a cuidar al gerente de la Comapa que muy apenas sabe para qué sirve un grifo, para violar derechos internacionales sobre el control de la Unidad de Inteligencia Financiera y más asuntos. 

Ellos la integran 

Ese Grupo Parlamentario encabezado por Félix García, conformado por Imelda San Miguel, Leticia Sánchez Guillermo, Nors Gómez, Sandra Luz García, Marina Edith Ramírez, Linda González, Myrna Flores, Liliana Álvarez, Lidia Martínez, Silvia Aguilar y su reciente adquisición Leticia Vargas, así como Ángel Covarrubias, Raúl Rodrigo Pérez, Mon Marón y Carlos Fernández, actúa como empleados del Ejecutivo, es decir, «obedeceórdenes»,  no como representes del pueblo. 

Mientras su exigencia de justicia para Antonio (la cual nunca llegó para otro victorense, Héctor González y el neoladerense Carlos Domínguez, dos periodistas muertos en el Cabecismo) fue tibia, forzada y utilizada para contestarle a Gustavo Cárdenas de Movimiento Ciudadano por el duro reclamo. Curioso, no querían politizar el incidente, pero ellos mismos lo lograron. 

Así se recordará la bancada panista, protectora de un político y muy alejada de los ciudadanos. 

Y pueden venir a reclamar, pero así es el periodismo, hoy, muy encabronado con ustedes. 

Te puede interesar también: Hija de periodista asesinado en Tamaulipas está grave, aclara Cabeza de Vaca
Compártenos en

Deja un comentario