Hasta sin operador político se quedó el Cabecismo - Candil de la Calle
Hasta sin un operador político se quedó el Cabecismo
Por Autor Conocido

Hasta sin un operador político se quedó el Cabecismo 

La segunda parte del sexenio de Francisco García Cabeza de Vaca marcó y por mucho el rumbo de su carrera como funcionario público y sus aspiraciones, puestas por sus amigos y un sector de la prensa de Tamaulipas inclinada hacia el panismo, como prospecto para la Presidencia de la República en el 2024. 

Su pleito con el gobierno federal y el presidente Andrés Manuel López Obrador, su desgaste al crear la funesta Alianza Federalista, el maltrato hacia rivales tanto al exterior como el interior del estado, como sus constantes desplantes sobre personajes y militantes de su propio partido agudizaron una crisis de imagen que nunca pudo recuperarse. 

Perdedor de 3 elecciones importantes, las federales del 2018 y 2021, como la gubernatura de este año, dejaron endeble al político que se mostraba aguerrido, frontal y sin miedo a nada. Totalmente apartado de la escena pública, le llegó otro problema que pinta para ser el último clavo de su ataúd, políticamente hablando. 

Y es que el asesinato del colega Antonio de la Cruz mancha de sangre un expediente cargado de muchos adjetivos negativos. Sumó al gremio periodístico a una amplia lista de la sociedad civil tamaulipeca cuya relación con el mandatario es tensa, ríspida y pronta a explotar. Esta lista incluye a miembros del PAN, aliados como PRI, su gabinete, empresarios y actores sociales. 

No existe quién entre al quite 

Peleado hasta con su propia sombra, dicha crisis evidenció la incapacidad de hombres cercanos de tener las cosas en calma. Se le fue César Verástegui Ostos, el candidato alejado de todo y a expensas de confirmarse su derrota en los tribunales. 

Su relevo en la Secretaría General de Gobierno, Gerardo Peña Flores, opta por el silencio y la discrecionalidad. Habla y aparece cada Mundial de Fútbol; su influencia en las situaciones es nula y para las invitaciones a actos públicos manda a su segundo a bordo, el priista Florentino Sáenz. 

De ahí en fuera, el grupo en el poder que pide alargar la hora antes de partir rumbo a lo desconocido y ver la llegada de Américo Villarreal Anaya, Morena y la 4T, carece de un habilidoso en estos menesteres para llevar en paz el trayecto hacia el final de la administración. Ni por decisión propia y menos por obligación, le entran a los recientes problemas. 

Bochornoso final para los Vientos de Cambio. 

Te puede interesar también: El Congreso protege al gobernador, no a los periodistas 
Compártenos en

Deja un comentario