El cargador de portafolios que se convirtió en gerente de Comapa -
El cargador de portafolios que se convirtió en gerente de Comapa
Por Autor Conocido

El cargador de portafolios que se convirtió en gerente de Comapa 

La política en Tamaulipas es una amplia variedad de historias. Existen cuentos de hadas, de terror, de intriga, venganza, traición, sangre, muerte, cómicas y, para ponerle un poco de variedad, al estilo de la Cenicienta.  

Así es como comienza el camino de Gabriel Guerra Turrubiates en la vida pública. Egresado de la Facultad de Derecho de la UAT, sus pininos se detectan por el ya lejano 2005, en medio de una alternancia no vista en Ciudad Madero en más de una década, ante el abrumador dominio de la izquierda y el PRD como representante de esa ideología. 

Empujado por el carisma de Eugenio Hernández Flores, Guadalupe González Galván se perfiló para relevar a Joaquín Hernández Correa y ser el primer priista en 12 años (todo eso duró el perredismo en el poder) en alcanzar la alcaldía de la llamada urbe petrolera. El 1 de enero tomó posesión y entre su equipo hubo varias figuras. 

Entre ellos fueron dos los más destacados y aún vigente en la baraja de personajes en la función pública: Montserrat Arcos Velázquez, antes directora de Deportes y ahora diputada federal, como Erasmo González Robledo, contralor en dicho trienio y también parte del Congreso de la Unión, pero por Morena. 

Y muy en la sombra estuvo Guerra Turrubiates. Secretario particular del presidente municipal era su puesto nominal, pero muy comúnmente era el cargador del portafolio, agenda y escritos dirigidos al jefe edilicio. Corría para todos lados con carpetas y seguía al pie de la letra cualquier indicación del munícipe. 

Un paso frustrado 

Pero ese lapso, a Gabriel se le despertó el aspiracionista que todos llevan dentro y pidió ser algo más. Lupe Galván estaba en la plenitud de su gestión y le daba hasta para colocar un dirigente en el Comité Municipal tricolor. Todo iba bien hasta el golpe en la mesa puesto por el sindicato petrolero, el grupo más numeroso en las bases del organismo. 

Así quedó frustrado su sueño por la Sección Uno. Después anduvo con muy bajo perfil en otros trienios. Ausente en los primeros años de los Vientos de Cambio, nuevamente entre las sombras llegó a la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de la Zona Conurbada, en apoyo del controvertido y hoy desaparecido Jorge Rivera Schotte. 

Ante tantas suspicacias por su arribo, trabajadores y personal administrativo aún se pregunta qué convenció al Cabecismo para darle ese puesto. ¿Será que puede arreglar una fuga doméstica? ¿Supo de qué lado del grifo sale el agua caliente? ¿Dominará la técnica de la bomba para destapar un inodoro? Algún día se sabrá. 

En sí, mucho relajo con su llegada y el brote de drenaje en el centro de Tampico, presenciado por los turistas, lo dejaron de atender. Así nos podemos ir con decenas de desperfectos en la región en plena administración. Salió peor el remedio que la enfermedad. 

Vaya cuento de Cenicienta, antes cargador de portafolios y hoy gerente del operador del líquido. No debe sorprendernos, hace poco desde tierras jaibas saltó a las grandes ligas de la televisión nacional la nueva Lolita Ayala… pero esa, es otra historia. 

Te puede interesar también: Mujer dirigirá a Morena en Tamaulipas. ¿Quién será? 
Compártenos en

Deja un comentario