Samuel García
Por Autor Conocido

Samuel tiene mucho por ganar en el 2024 

La primera noticia del lunes surgió desde la Sultana del Norte. El documento oficial presentado por Samuel García Sepúlveda sorprendió a propios y extraños. Con su rúbrica a final del mismo, se confirmó su licencia hasta el próximo lunes 3 de junio del 2024, es decir, un día posterior a la elección presidencial y con esto le dio un condimento más a la sucesión de Andrés Manuel López Obrador. 

A espera de tener el aval del Congreso del Estado de Nuevo León, confrontado con el mandatario emanado en las filas de Movimiento Ciudadano más por las diferencias políticas y la presión enviada desde los dirigentes Alejandro Moreno del PRI y Marko Cortés del PAN, confirmó varias teorías comentadas en grupos de análisis tanto en esta región del noreste como en el resto del país. 

La primera es la participación en firme del organismo político coordinado por el veracruzano Dante Delgado Rannauro. Luego de hacer las paces con otro ejecutivo estatal, Enrique Alfaro de Jalisco, consumó la tercera opción u oferta puesta para el electorado nacional, así como representar la potencial figura masculina a contender con dos mujeres, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez. 

Lo segundo es ir por su cuenta y apostarles a los dos mercados importantes en posesión. Los habitantes regiomontanos y tapatíos, cuyas ciudades (por supuesto, Monterrey y Guadalajara respectivamente) concentran la mayoría de la población después de la CdMx  y Edomex, muestran una mayor preferencia por las filas naranjas en lugar de Morena y el Frente Amplio por México. 

Causa gran impresión  

Ahora, su decisión sacude las fibras emecistas en general. Le pone un condimento adicional al potencial arribo de Marcelo Ebrard como potencial abanderado para este cargo público, aunque también contrasta con sus palabras. Recordemos, el mismo Samuel García se auto descartó como la figura a tomar esta bandera para este proceso electoral. 

De todo lo anterior, hay una notable diferencia con quiénes serán sus rivales. Suena prematuro el aventarse cuando no ha cumplido la mitad de su gestión al frente de la entidad sui generis, con una visión muy diferente al resto de la nación, pero tiene mucho más por ganar y nada que perder. 

Y ojo con otro dato: sabe llegarle al mercado Millenial, Centennial, digital o como le quieran llamar. Su esposa Mariana Rodríguez le sabe (y muy bien) a estas herramientas tan poderosas en la actualidad. 

Te puede interesar también: No trabaja Raúl Ramírez Castañeda y todavía se ampara 
Compártenos en

Deja un comentario