Huracán Wilma

Un día como hoy pero de 2005, el huracán Wilma arribó al Caribe mexicano como categoría 5 en la escala Saffir-Simpson.

Wilma permaneció 72 horas con lluvias torrenciales y vientos de hasta 295 kilómetros por hora. El saldo: cinco pérdidas humanas y daños en infraestructura valuados en 67.5 millones de dólares.

Huracán Wilma
El huracán Wilma llegó al caribe mexicano como categoría 5

Un huracán que varios días antes de su llegada, ya se veía como una seria amenaza

A 48 horas de que Wilma tocara tierra ya se reportaban lluvias intensas en la Península y graves daños en las islas del Caribe. Se ordenó evacuar a toda la población de Isla Mujeres, Holbox, Isla Contoy, Cozumel y la Costa Maya. El entonces gobernador Félix González anunciaba la declaratoria de alerta roja para todo el estado, aunque el mayor riesgo era para la zona norte.

El Ejército se instaló con anticipación e implementó formalmente el Plan DN-III, para atender la emergencia. También arribaron 80 elementos de la Cruz Roja Mexicana para apoyar a la delegación Quintana Roo.

Tres días de lluvias y vientos

El periódico Novedades, el único que junto con su hermano «De Peso», pudo circular esos días, reportaba “28 horas de furia”, sin embargo, aún faltaban dos días de lluvias y vientos intensos. El aeropuerto se encontraba cerrado y la ciudad bajo el agua.

Al 23 de octubre, después de tres días de lluvias torrenciales, Cancún era una ciudad destruida. 50 mil turistas atrapados en el destino, cuyos hoteles estaban inoperables; los centros de hospedaje no habían conseguido resistir los embates del Wilma. La mayoría de las playas del litoral de Quintana Roo desaparecieron por el avance de la marea.

Tras el paso del huracán, llegaron los saqueos

Como ocurre en las tragedias, se vivieron dos caras de una misma moneda; por un lado la solidaridad y empatía de los cancunenses; vecinos reunidos para apoyarse mutuamente, brigadas de voluntarios removiendo escombros, quitando troncos y tratando de rehabilitar como fuera, las calles de una ciudad golpeada.

El otro lado, la cara literalmente oscura; en una ciudad sin luz, comenzaron a producirse saqueos y robos a casa y negocios. Poco tiempo después, ya no importó que fuera a plena luz del día; fuimos testigos del absurdo: gente llevándose mesas y bancas de restaurantes de comida rápida. A una tienda que abrió sus puertas apenas 20 días antes, no le dejaron ni los posters. Vecinos llevaban a cabo guardias nocturnas para impedir el acceso a extraños a sus calles.

Este es sin duda, uno de los capítulos más oscuros de la ciudad de Cancún.

Daños ambientales, sociales y económicos

Catalogado como el huracán más intenso jamás registrado en el Atlántico, Wilma también dejó pérdidas ambientales que a la fecha se siguen recuperando.

Patricia Santos, una de las biólogas más reconocidas a nivel internacional por su trabajo en la recuperación de manglares, contó que la cobertura vegetal que había en Cancún tuvo un impacto fulminante: prácticamente no quedaron árboles de pie.

Huracán Wilma

El huracán afectó prácticamente cada rincón de Playa del Carmen, Cancún, Cozumel e Isla Mujeres; más del 90 por ciento de la infraestructura turística resultó dañada.

Alrededor de 120 mil personas perdieron su empleo y el regreso del turismo era una tarea urgente para todos los actores: trabajadores, empresarios y autoridades.

Huracán Wilma

La recuperación de la infraestructura turística y comercial de Cancún y la Riviera Maya, si bien, fue muy intensa y acelerada para poder recibir turismo invernal, se extendió cuando menos dos años para recuperarse plenamente. Sin embargo, la población local aún recuerda los miedos y traumas de uno de los capítulos más difíciles en la historia del Caribe Mexicano.

Hoy, 21 de octubre vemos la llegada del huracán Wilma al Caribe mexicano a 16 años de distancia como el más intenso que ha vivido México.

mag

Te puede interesar: [Video] Balacera en bar de Tulum deja 2 turistas muertos y 6 heridos
Compártenos en

Deja un comentario