Gran Bretaña desplegó al ejército

Con la finalidad de apoyar a los hospitales que presentan falta de personal, Gran Bretaña desplegó a su ejército debido al aumento en casos de COVID. Esta información la dio a conocer este viernes el Ministerio de Defensa británico.

De acuerdo con las autoridades, serán un total de 200 militares quienes apoyarán al Servicio Nacional de Salud (NHS) en Londres. Dicho ejercicio tendrá una duración de tres semanas.

Asimismo, las autoridades de salud de Gran Bretaña informaron que los casos de COVID-19 a causa de la variante Ómicron siguen aumentando. Durante la última semana, diario llega el reporte de más de 150 mil contagios diarios.

Sin embargo, el primer ministro Boris Johnson aseguró que en Inglaterra no habrá necesidad de implementar nuevas medidas de restricción. Según lo explicó el mandatario, la nación podrá resistir el incremento de casos gracias a las jornadas de vacunación y la menor gravedad de la variante. A pesar de esto, Johnson advirtió que las siguientes semanas serán difíciles debido a la escasez de personal médico. 

Las fuerzas armadas ayudarán a vacunar y hacer pruebas

Fue por medio de su cuenta de Twitter que el mandatario compartió información actualizada sobre la realidad que vive el país. Además, el primer ministro aprovechó para mencionar el panorama de vacunación y agradecer al personal de salud al frente de la batalla contra el COVID-19 en Inglaterra. 

“Literalmente están salvando vidas y permitiéndonos mantener nuestro país abierto y en movimiento”, tuiteó Johnson.

Asimismo, Gran Bretaña desplegó al ejército y fuerzas armadas para brindar apoyo durante el proceso de vacunación y pruebas de COVID-19. 

“Una vez más, están dando un paso al frente para ayudar a los trabajadores del NHS que trabajan las 24 horas del día en la capital. Ayudando al servicio de salud durante este difícil periodo invernal donde la necesidad es mayor”, dijo el ministro de Salud, Sajid Javid.

Cabe mencionar que Gran Bretaña reportó un total de 150 mil muertes por COVID-19. Ademas, tras dos años de pandemia, el servicio de salud estatal ya presentaba una crisis de moral y personal incluso antes del repunte por Ómicron. 

Un informe que presentaron el jueves los legisladores británicos expuso que la falta de personal podría afectar los esfuerzos de la nación. Actualmente, las listas de espera para el tratamiento electivo de otras enfermedades alcanzaron números récord.

También te podría interesar: Francia se llena de protestas contra las políticas anti COVID
Compártenos en

Deja un comentario