El ocaso de Juan Pablo II - FARO INFORMA
En su 17 aniversario luctuoso, hoy miraremos por el retrovisor el ocaso de uno de los últimos papas que tuvo gran influencia: Juan Pablo II.
Por Miguel Castillo V

El ocaso de Juan Pablo II

En la historia de la humanidad, son contadas las cosas que han trascendido los siglos y permanecido en una sociedad de notable cambio. Una de las más notables, son las religiones, siendo la Iglesia Católica la mayor de sus representantes desde hace ya más de un milenio.

Tan antiguo como la concepción del catolicismo mismo es la posición del papa, el máximo lider de dicha religión y quién durante muchos siglos fue la persona más importante del mundo. Por esta razón, y a pesar del paso de los siglos, el portador del anillo del pescador continúa siendo uno de los principales referentes mundiales.

En conmemoración de su 17 aniversario luctuoso, hoy miraremos por el retrovisor el ocaso de uno de los últimos papas que tuvo gran influencia política en el mundo: Juan Pablo II.

Un papa de muchos adjetivos

Desde su ascenso en el Vaticano hasta el mismo día de su muerte, Juan Pablo II fue uno de los papas más venerados y recordados de los últimos siglos. En una época en la que las creencias religiosas caían con el avance científico y tecnológico, este papa fungió en muchas ocasiones como el puente entre muchas personas, culturas y hasta naciones.

Hasta la fecha, se le conoce como una de las principales figuras influyentes en la caída del comunismo soviético y quizás la persona más importante en la liberación de Polonia de aquel régimen. Esto no lo libró de controversias pues muchos lo vieron como un papa ‘subversivo y reaccionario’ e incluso como un «diablo modernista».

A pesar de su aparente apoyo hacia el modelo capitalista, también criticó a este en severas ocasiones y decretó que no sería ninguna solución ni mucho mejor que el marxismo. Además se mostró en contra de la globalización económica y predicó por los pobres, tradición católica desde su fundación.

Fueron sus contradicciones y también sus desinteresados apoyos los que también le ganaron adjetivos como «papa universal o de los jóvenes». Entre sus acciones más recordadas esta el mantener relaciones con el controversial Fidel Castro, incluso visitándolo en 1998, y pidiendo apoyo hacia la decadente isla.

Sus interminables viajes, pues estuvo en más de 130 países, hicieron que muchas personas lo conocieran y lo ubicaran; así llevó su predicamento hacia gran parte del mundo. El mismo decía que quería volver a poner a Dios como motor de la Historia; además de legar una iglesia a la cual nada de lo humano le fuese ajeno.

Al momento de su muerte, el mundo se conmocionó por la partida del lider religioso. Fue tan convocante su entierro que nunca antes en la historia tanta gente había ido a un sepulcro de un papa. Se calcula que más de un millón de personas llegaron a despedir al Papa, entre ellos muchos de los líderes mundiales de ese momento.

La mirada desde el retrovisor

En una época donde la religión ha perdido mucho de su peso político en el mapa mundial, parecería irrelevante hablar del fallecimiento de un papa. Sin embargo, a pesar de que a muchos no les parezca, el catolicismo y sus referentes siguen marcando millones de vidas en el mundo, incluso en el 2022.

Para el 2005, el mundo aún se movía más lento y, durante el tiempo de Juan Pablo II es innegable referirlo como un puente político además de un guía espiritual para cientos de lideres y personas en el poder. Muchas de las cosas que ocurrieron durante el final del milenio fueron, en gran parte, promovidas por el papa Juan Pablo II.

Es por ello que, mirando en el retrovisor, se recuerda a este papa como quizás el último gran líder religioso que ha tenido la Iglesia Católica. Un papa sin duda de muchos adjetivos pero también de muchas acciones y palabras que marcaran por siempre la historia de la humanidad.

Te puede interesar: Retrovisor

Compártenos en

Deja un comentario