A Ciudad Victoria la dejaron ser fea - Candil de la Calle - FARO INFORMA
A Ciudad Victoria la dejaron ser fea
Por Autor Conocido

A Ciudad Victoria la dejaron ser fea 

Eduardo Gattás es un tipo pirómano político, casi extremo.

Todo lo que le suceda, para bien, pero sobre todo para mal, se magnifica, incluso muy lejos de su real dimensión y para el alcalde de Ciudad Victoria, todo lo que haga o deje de hacer tiene o debe incluirse ese toque de polémica, provocar una controversia, alimentar el morbo y mediáticamente la atención. 

No hay otro modo para describir sus dichos y hechos, desde la denuncia por un presunto ataque a sus oficinas personales, primero denunciado en el principal medio de los tiempos modernos, las redes sociales; para después hacer lo correcto y congruente, acudir a la burócrata y muy pocas veces eficiente fiscalía general de Justicia. 

Y dentro de todo lo comentado, supuesto y crítica, esa atención se dio cuando se le ocurrió decir que el municipio que fue electo para gobernar está feo.

Provocó cualquier tipo de comentarios, pero su cometido de estar en la conversación lo obtuvo, una vez más, para bien o para mal y de forma gratuita. 

Tal fue así que esas frases hechas en el primer mitin del candidato a la gubernatura Américo Villarreal Anaya, fue tema de debate entre los diputados locales. Dicen que el niño es sonriente y le hacen cosquillas; sucedió lo inevitable, otra confrontación. Por fortuna no hubo ni toma ni defensa de la tribuna y eso es ganancia. 

En lo realmente sustancioso, Gattás tiene y por mucho, la razón. Para ser la capital política dista mucho de progreso, de servicios básicos, de crecimiento demográfico y convertirse en un punto referente fuera de la actividad gubernamental. Es solo un dormitorio de lunes a viernes para quienes laboran en una oficina federal y estatal; de ahí, está triste, desolada, sin vida nocturna. 

Pero no es solo de hoy 

Aunque son seis meses al frente del gobierno municipal, el alcalde morenista ha hecho muy poco por solucionar tantos pendientes; pero hay también responsabilidad en Pilar Gómez, en Xicoténcatl González, en Oscar Almaraz, en Miguel González Salum, en Alejandro Étienne y así nos podemos ir con tanto personaje. 

Incluso, ni el cariño de Eugenio Hernández y Egidio Torre Cantú, originarios del centro, fue suficiente para quitarle el estigma de rancho, cuando Matamoros, Reynosa y Tampico avanzaron para sacarle cinco pasos de ventaja. 

¿Tiene culpa Gattás? ¡Claro! Pero también los antecesores pusieron su contribución para dejar muy fea a Ciudad Victoria. 

Te puede interesar también: [Video] Disparan contra las oficinas del alcalde de Ciudad Victoria
Compártenos en

Deja un comentario